Así he estado estos días, y es que hay un choque de emociones. Hay una parte muy tranquila en mi, porqué estoy haciendo lo que disfruto hacer, y me siento plena; la otra parte está un poco intrigada por la forma en como se van dando las cosas… Una tras otra, y sin previo aviso, pero al final de cuentas todo fluye, como me gustaría hacerlo siempre.

Es increíble la forma en que mi cabeza me tortura cuando estoy bien, le encanta distraerme… y revolver mis pensamientos. No he dejado de ser “la que escribe”.

Anuncios