Buscar

Soy Diseñorita

También aquí.

mes

junio 2015

Ya no pensaba escribir sobre ti…

Y bastó la forma en que me miraste para querer fluir con las palabras. La verdad es que no esperaba que se diera como se dio. Sentí que algo me empujó al entrar, y nuestras miradas coincidieron… Una ligera sonrisa nerviosa se dibujó en tu cara (tal vez también en la mía).

Sé que me dio gusto verte, nuevamente, y de esta forma rara. Te he visto trabajar y me gusta lo que haces.

Gracias por impulsarme a hacer locuras… Por las mariposas en mi estomago y por las ansias que siento cuando voy a verte.

Gracias por estas palabras que ya no iban a ser escritas.

Gracias porqué yo ahora soy.

Anuncios

Pensaba escribir sobre ti…

Pero no lo haré. (O tal vez sí)

Tal vez sólo un poco, o tal vez nada… Es probable que sea la última vez que lo haga, o tal vez no.

¡Quién sabe! Tengo ganas de saberte más. Pero la intermitencia entre nosotros me hace dudar un poco. Tengo ganas de buscarte, sin querer encontrarte aún. Y es que necesitamos tiempo, quiero tiempo contigo, breve pero constante…

Y es que tú… siempre estás ocupado.

¿Cómo podría un imán convertirse en imán?

Con ganas de escribirte hasta terminar con mis ideas.

Olvidar que tengo ganas de hacerlo… Me pareces tan lejano y atractivamente prohibido, sé que no puedo acercarme, sin embargo quiero estar ahí, contigo. Tengo ganas de dejarme alcanzar. De sonreírte y sentirte cerca.

Llevamos dos días sabiendo la verdad, y por más increíble que parezca estoy tranquila.

Todo llega cuando tiene que llegar.

(Gracias por aún no venir)

Ser.

Estuve muy cerca de intentar dejar de ser.

Y es que estos días me he puesto especial atención. Me he encontrado y vuelto a perder muchas veces en un solo día. He pensado en abandonar redes sociales, en dejar de escribir e internarme en un convento. Pero pues no, creo que aun no. Pasa que me he sentido acorralada, no entiendo qué entienden las personas, si, con lo que escribo o con las fotos que publico, hasta con las cosas que no digo o hago… Cuando menos me doy cuenta ya estoy llena de etiquetas o comentarios absurdos. Es cansado, es complicado.

Personas que no entienden que si no respondo es porqué estoy ocupada, y no porque no quiera responder, (en parte) o si subo foto de mis piernas seguramente es porque quiero sexo, (puede que sí pero no contigo) no lo sé. Creo que últimamente ando enamorada de mi cuerpo, estoy en un punto donde hago lo que me hace feliz…

Y me molesta cortar esa felicidad por detenerme a pensar, en lo que posiblemente me dirán. Esto me esta sirviendo… Luego veré en qué o para qué. Mientras tanto soy, y ya.

Vacío al final del trabajo.

Así fue hoy. Un día caótico con muchos pendientes y sin tiempo para hacer TODO. Particularmente me gusta estar saturada de trabajo, es la manera en que fluyo mejor, no puedo entenderlo pero así es.

Hoy fue extraño, no salí con una satisfacción de haber logrado mucho, sino más bien con un vacío de no haber hecho perfectamente las cosas.

Busqué hablar con alguien, desahogarme porque el nudo en la garganta no desaparecía… Seguía aquí, tenía una presión en el pecho, que no me dejaba concentrar mientras conducía. Es horrible saber que algo falla.

Recibí un mensaje de Fer que decía: “avísame cuando llegues a casa”. Al leerlo me solté a llorar. Fue la atención, el detalle, quien sabe.

Quiero que todo este estrés valga la pena, mientras tanto sólo intento dormir. No quiero más cuestionamientos… Quiero fluir…

Términos y condiciones.

Ayer sólo me atreví a salir sola. Sí, ya sé que he salido sola… Pero ayer fue distinto… Fui al teatro, aun con mi miedo a manejar auto standard y el no saber como llegar… Fui.

He dado algunos pasos distintos a los que estaba acostumbrada de dar. Conocí a un actor. Y la forma en la que se dio me dejo un poco pasmada. Ya cuando estaba más que decidida a irme, me mando un mensaje directo que decía: “no huyas”. ¿Cómo es que sabía que estaba dispuesta a huir? ¿Que ya iba rápidamente a mi auto? No lo sé pero las cosas se dieron extrañas, y perfectas. Pocas veces he tenido esa sensación. Ayer fue así… Me escribió a las 11:10pm, pidiendo que no me fuera, particularmente con él hemos coincidido a esa hora, y menos mal que no estuvo frente a mi a las 11:11pm, porque ese encuentro hubiera sido completamente perfecto. Yo no me sentía nada cómoda, llevaba un olor de parrillada, sentía que no me veía nada bonita, sí, de esos días que no te sientes atractiva… Que sólo te sientes fuera de ti, que sientes que dejaste el atractivo en otros jeans.

Cuando estaba planeando correr nuevamente, se le ocurrió agregar una restricción: “no corras ahora”.

Podría jurar que él tenía el poder de entrar en mi cabeza (que por cierto me dolía). No sé si mi atención estaba enfocada a él, que el dolor de cabeza no estaba cuando él estaba.

Son esos encuentros que se agradecen. Que te cambian de alguna manera.

Escribe bonito, pero él aún no lo sabe.

Abraza bonito, y dice que soy abrazable, fueron dos abrazos con intención… Con ganas de decir, no te vayas.

Traté de ponerle atención.

Te voy a escribir para borrarte después.

No sé qué tan pérdida de tiempo sea conocer personas.

Hace unas semanas conocí a alguien, le mostré como soy, y después de días salió de mi vida sin hacer ruido. Creo que si alguien quiere quedarse no tendrás que pedirle que lo haga, simplemente se quedará, sin poner condiciones o trabas. Sólo ya no me dan ganas de darme a conocer nuevamente. Ni de ser la pronta que no soy.

… Fin.

Screen Shot 2015-06-04 at 4.09.43 PM

Las amigas y personas que te quieren siempre estarán… y evitarán de cualquier forma que te vuelva a suceder. ¡Gracias!

Simplemente eres.

Captura de pantalla 2014-12-06 a la(s) 08.03.01 p.m.

Uno termina siendo como es, tarde o temprano, y yo ahora soy.
He sido feliz, trás tratar una y otra vez de ser como soy…
Es increíble como uno cambia en una relación, se convierte en un cursi irremediable que da TODO, que no espera NADA, y aún aunque obtenga o no una parte proporcional a toda la atención que da, sigue dándose.
Ya casi cumplo un año, y a veces me cuesta ser yo, la que está solita, y cuida de si misma, la que resuelve (o al menos eso intenta) sola.

Y es que los pedacitos que quedaron, aún no están sanados, las prioridades siguen siendo las mismas, pero ahora sólo me contemplan a mi. Hace unos días entre dibujos encontré nuestras fotos, sé que era feliz… me sentía realmente completa, y no había un pedacito de duda.

Es increíble como una persona puede cambiarte tanto la vida. Y aún aunque he hablado contigo, sé y comprendo que lo nuestro sólo “fue”… No volveremos, nuestro tiempo terminó… Y tal vez esa haya sido la mejor forma de crecer, de demostrarnos que podemos creer, que podemos aventarnos sin saber en donde caeremos.

Gracias por ayudarme a creer más en mi misma.
Ahora pienso sólo en trabajo, y en escribir… He hablado más conmigo, y reído. Tengo claro que quiero compartir mis logros con alguien, que pueda estar, que no me abandone a medio camino, que sonría cuando le platique todo lo que me sucedió en el día… que me tenga paciencia, porqué puedo iniciar hablando de una cosa y al segundo continuar con risas de algo que recordé… y olvidar el tema principal… que entienda mi elocuencia… sin volverse loco, por mi fácil y continua forma de distraerme.
Que sepa que “escribo”, y como puedo decir nada, puedo aventarme diciendo todo. Que no se clave ni arme dramas, por cosas que cree “creer”.
Quiero alguien igual de libre como yo, que sepa que lo que hago es importante… que quiera crear, pero conmigo. Que quiera olvidar, conmigo… que quiera vivir, conmigo.

Alguien tan ridículo como yo, que no pase por alto los detalles, que las atenciones sean siempre, no cuando hay una discusión o un mal entendido. Que sepa que me gustan las flores, aún cuando digo que no.

Quiero alguien completo, con ganas de soñar y navegar conmigo. Que no me suelte y esté dispuesto a vivir de las locuras, muy nuestras.

Alguien que no se aburra de leerme, que quiera descubrirme.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑