Pues…
Siempre… (digo siempre porqué ya van varios años de los 26 que llevo que así sucede) me deprimo en mi cumpleaños… Y es que no sé en qué momento adopté la costumbre de sentirme triste en ellos. Y es que dos días antes… mi estado de ánimo empeora… y sin darme cuenta comienzo deseando querer desaparecer.

El año pasado tenía muchos motivos para sentirme feliz, y disfrutar mi cumpleaños, pero no. Yo estaba en la playa con mi familia, en un lugar increíble… deseando que mi novio (en ese momento lo era) me diera una sorpresa y fuera a verme, (porqué lo habían invitado a ir) pero no. Él estaba enojado y decidió ignorarme… y ser cortante, en fin… ya pasó.

Este año todo iba bien… se me juntaron un par de cosas. Me apachurré un poco pero al final todo salió como tenía que salir. Estuve conmigo, me sentí, me percibí… y me agradecí por estar.

He dado pasos grandes y no me había detenido a valorarlo… a notar como Daniela de hace un año ya no era Daniela de ahora.

Decidí salir con alguien que no tenía la menor idea de que era mi cumpleaños, que me trató de la manera más especial que pudo, con la sonrisa más bonita que tenía. Y sin buscar pretextos sólo quiso verme, fue a donde yo estaba. ¡Lo hizo realidad! Y es que él no sólo me desea bonito día, me busca para hacerlo así.

Me encuentro rodeada de las personas correctas. De momentos correctos.

Gracias, gracias, gracias.

Anuncios