Buscar

Soy Diseñorita

También aquí.

mes

enero 2016

No culpes a la playa

Siempre me he caracterizado por ser una persona feliz, propositiva, y positiva. Estos días me cuestioné mucho mi forma de ser, y pensé en ¿Qué sucedería si mi proceder fuera distinto?

Se supone que uno viene a ser feliz, a hacer y ser lo que gusta, lo que le hace sentir plenitud… Pero, ¿en que momento uno se transforma (sin mucha forma) en un robot? Dejándose llevar por lo que “la sociedad” dice.

Me encuentro escribiendo en el balcón de un hotel, escuchando el mar cerca… y pensando en qué es lo que quiero hacer, en dónde quiero estar, con quién quiero estar… y en qué pasaría si decidiera mandar todo a la goma y comenzar de nuevo. Pero…

¿No sé suponía que dejaba Guadalajara quedarme en la Ciudad de México? ¿No se suponía que Boser era lo que y quería? ¿Ya cambió? ¿Qué cambió? ¿Yo? (Sí, también)

Ahora hasta pienso en raparme, ¿qué ocurre? ¿Por qué la estabilidad buscando inestabilidad? o ¿Por qué la inestabilidad tratando de convertirse en estabilidad? (Esa que parece gustarme tanto)

Un mar inunda mi mente… me cuestiono si lo que siento es comodidad, o si ya me cansé, ¿puede dejarte de gustar lo que antes te gustaba? ¿qué pasa ahí? ¿qué es lo que te mueve? 

Lo peor es que me dan ganas de intentarlo, de irme. (o quedarme, en donde quiera que esté)

Nunca me habían producido tanta melancolía el regreso de vacaciones, me causa estrés, ansiedad… y ganas de correr. Eso de comenzar el año sin propósitos claros, ¡cuesta! Y sí, me están costando.

Sé que en algún momento me leeré… y reiré. Tanta confusión debe causar algo, y risa… está bien.

Mientras tanto espero no dejar mi responsabilidad a un lado. Quiero seguir creyendo en que TODO es posible, todo está bien. ¿verdad?

IMG_3354

Me gusta como me veo aquí. (Cancún, México Enero 2016)

Anuncios

Cosas que debes evitar decir…

Sí, evitar a todo momento si no quieres que corran velozmente. (Al final no es cierto, porque no hablo de lo que no debes decir)

Después de una plática que no esperaba que sería como fue, pensé en muchas cosas…

Y es que conforme pasa el tiempo las preguntas van cambiando… Antes eran:

¿Qué música te gusta?

¿Bailas?

¿En qué quieres trabajar?

¿Sales a fiestas?

¿A qué hora debes regresar a casa?

Ahora todo es tan diferente… y de pronto te preguntan:

¿Te ves casada conmigo? 

¿Hijos? ¿Cuántos? 

Esas preguntas que llevan a cuestionarte sobre la vida que estás teniendo y la que quieres… A preguntarse si la persona con la que estás, estás en la misma sintonía.

Es horrible darte cuenta que vives en una realidad alterna a la de él. Una realidad que es por mucho, diferente y es que no sé en qué momento uno comienza a perderse, a dejar de hacer las cosas que quería hacer, viviendo de forma diferente, aceptando un tipo de “amor”, ese que se vive de forma ausente y a veces distante. Inevitablemente me regresa a pensar en “las formas” en las que he querido…

Tengo claro que no existen las distancias, y que cuando alguien quiere algo, lo logra. Todo se vuelve más sencillo y no tienes que nadar contra corriente… Sólo nadas, y disfrutas hacerlo… Imaginando, soñando.

Cómo quiera que vivas tu realidad, lo importante es eso, que sea REAL.

 

Captura de pantalla 2016-01-13 a las 9.39.02 p.m.

 

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑