Buscar

Soy Diseñorita

También aquí.

mes

junio 2017

#LoveIsLove

Tenía 20 años y recuerdo que algo me sucedía y no entendía qué… ya había salido de la universidad y apenas comenzaba a usar Facebook… había agregado a muchas personas que creía conocer.

Un día le escribí a una chica y le pregunté quién era (como había cambiado su foto de perfil no tenía ni idea)… y me respondió, “tú me agregaste.” Fue así como comencé a hablar con ella… resulta que ella estudió comunicación en la misma escuela que yo, llegamos a coincidir algunas veces, recuerdo haberla visto y “me llamaba la atención”, no sabía por qué, o qué era lo que yo sentía, pero lo sentía.

Un día me invitó al cine, y salimos. No recuerdo qué película vimos, pero sí que era muy amable y olía a fresa. Se ofreció a acompañarme a casa en camión. Y sé que justo poco antes de llegar me preguntó: ¿cuánto falta?, le respondí que 5 minutos aproximadamente… y fue entonces cuando decidió besarme. Recuerdo que al principio me quedé congelada, no sabía qué hacer… después supongo que le hice caso a mi corazón y la besé. Me tomó de la mano… nos bajamos del camión… y caminamos hacia mi casa. Se la presenté a mi mamá… fue amable con ella, todo en orden.

Comenzamos a salir pocos días después…  Era bastante feliz con ella. Nunca pensé en “¿qué estoy haciendo?”, sólo lo disfrutaba y ya. Un buen día quise contarle a mi mamá lo que estaba sintiendo, (mala idea) ella no entendió… me preguntó: ¿Qué es lo que te gusta de ella? ¿Cómo sabes qué es? Le respondí que sus manos, su forma de ser, su olor… y que me sentía bien. Ella no coincidió en nada, y trató de hacerme cambiar de opinión. Ya saben, cosas de Adán y Eva…

Recuerdo que todo era complicado, no sentía que pudiera compartirlo con alguien más. Cuando llegábamos a salir y nos tomábamos de la mano, nos solían gritar cosas en la calle. Era un poco extraño. Y si mi mamá no entendía eso, ¿quién más podría?

Una noche mi papá me llevaba a casa de mi mamá… y poco antes de llegar, se orilló… y me dijo:

Dani, si tu estás bien, yo también (Hasta aquí no sabía a qué se refería). Lo que quiero es que estés feliz. Y no importa con quién (Aquí ya tenía una idea de lo que hablaba). Sí es él o ella es lo de menos (Aquí me puse a llorar). Yo te apoyo y cuenta conmigo, sólo un favor; “No se las bajes a tus hermanos” (Reí y lloré).

Es triste pero nunca había sentido a mi papá tan cerca como en ese momento, lo abracé y le agradecí. Me sentí IMPARABLE, ACEPTADA, y la confusión se fue… Hubieron varias veces que mi papá nos fue a dejar al cine, fue por nosotras y luego me acompañaba a dejar a mi novia. Se convirtió en el mejor cómplice. En alguna otra ocasión le presenté a una posible candidata, alguna vez me dijo… como que está medio Federica, pero son tus gustos.

Pasó el tiempo, y nuevamente estábamos en su auto, me llevaba a terapia… el semáforo estaba en rojo, nos detuvimos, me miró y me dijo: El peor de los casos es que le tiraras a ambos lados, le sonreí. Enmudeció un momento y después dijo: bueno, lo importante es que estés bien. Reímos.

Es así como mi papá me ayudó a salir del closet en el que no sabía que vivía.

love.jpg

El amor es amor, y como alguna vez escribí en twitter:

“El único amor que debería ser ilegal es el de dos personas que no se amen”.

 

 

Anuncios

La ciudad y su tiempo.

He notado que vivir en la Ciudad de México implica muchas cosas, y una de ellas y muy importante para mi, es “el tiempo”… Los que vivimos aquí decimos: “Sin tráfico llego en 15 minutos, con tráfico en 45 minutos.” No medimos la distancia por kilómetros, sino por la cantidad de autos que hay. Y siempre cambia, creemos que sabremos cómo estará el tránsito… decimos: “Es viernes y quincena, mejor saldré más tarde para evitar el tráfico”… ó “vamos por un café, en lo que baja el tráfico” . El salir con alguien se vuelve complicado, y más si esa persona vive del otro lado de la ciudad… Supongo que si logran verse dos veces por semana, sin tomar en cuenta el fin de semana, tienen DEMASIADAS ganas de verse; y es que ¿Quién quiere manejar 2 horas y media para estar 1 hr con esa persona y regresarse a dormir porqué al día siguiente debe levantarse temprano porque su trabajo tampoco le queda cerca de casa? (Ya sé, a mi también me sorprendió el tamaño de mi pregunta)

Hablando con un amigo, alguna vez me dijo: “Mi límite para salir con una chica, es la Narvarte.” Yo nunca había establecido algún límite… Y es que sí… vivir en la CDMX te cambia, le das valor a ciertas cosas más que a otras. Y bueno… si van a buscarme o hacen lo posible por verme SOY FELIZ.

Al final lo importante es la manera en que decides vivir aquí; la forma en que te adaptas y haces que las cosas sucedan, no importando si es viernes de puente, viernes de quincena, hora de la entrada al colegio de los niños.

Uno termina entrando al gimnasio cerca de su trabajo, porque es la mejor forma de “hacer tiempo”, para que cuando salga sea más sencillo llegar a casa, aprovechar esas dos horas que hubiera hecho si hubieras salido a las 6pm, y únicamente hacer 20 minutos ya que todo medio fluyó. Uno se vuelve experto en improvisación.

Screen Shot 2017-06-13 at 6.38.20 PM.png

El amor en los tiempos del tráfico, complicado. ¿No?

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑