Tenía 20 años y recuerdo que algo me sucedía y no entendía qué… ya había salido de la universidad y apenas comenzaba a usar Facebook… había agregado a muchas personas que creía conocer.

Un día le escribí a una chica y le pregunté quién era (como había cambiado su foto de perfil no tenía ni idea)… y me respondió, “tú me agregaste.” Fue así como comencé a hablar con ella… resulta que ella estudió comunicación en la misma escuela que yo, llegamos a coincidir algunas veces, recuerdo haberla visto y “me llamaba la atención”, no sabía por qué, o qué era lo que yo sentía, pero lo sentía.

Un día me invitó al cine, y salimos. No recuerdo qué película vimos, pero sí que era muy amable y olía a fresa. Se ofreció a acompañarme a casa en camión. Y sé que justo poco antes de llegar me preguntó: ¿cuánto falta?, le respondí que 5 minutos aproximadamente… y fue entonces cuando decidió besarme. Recuerdo que al principio me quedé congelada, no sabía qué hacer… después supongo que le hice caso a mi corazón y la besé. Me tomó de la mano… nos bajamos del camión… y caminamos hacia mi casa. Se la presenté a mi mamá… fue amable con ella, todo en orden.

Comenzamos a salir pocos días después…  Era bastante feliz con ella. Nunca pensé en “¿qué estoy haciendo?”, sólo lo disfrutaba y ya. Un buen día quise contarle a mi mamá lo que estaba sintiendo, (mala idea) ella no entendió… me preguntó: ¿Qué es lo que te gusta de ella? ¿Cómo sabes qué es? Le respondí que sus manos, su forma de ser, su olor… y que me sentía bien. Ella no coincidió en nada, y trató de hacerme cambiar de opinión. Ya saben, cosas de Adán y Eva…

Recuerdo que todo era complicado, no sentía que pudiera compartirlo con alguien más. Cuando llegábamos a salir y nos tomábamos de la mano, nos solían gritar cosas en la calle. Era un poco extraño. Y si mi mamá no entendía eso, ¿quién más podría?

Una noche mi papá me llevaba a casa de mi mamá… y poco antes de llegar, se orilló… y me dijo:

Dani, si tu estás bien, yo también (Hasta aquí no sabía a qué se refería). Lo que quiero es que estés feliz. Y no importa con quién (Aquí ya tenía una idea de lo que hablaba). Sí es él o ella es lo de menos (Aquí me puse a llorar). Yo te apoyo y cuenta conmigo, sólo un favor; “No se las bajes a tus hermanos” (Reí y lloré).

Es triste pero nunca había sentido a mi papá tan cerca como en ese momento, lo abracé y le agradecí. Me sentí IMPARABLE, ACEPTADA, y la confusión se fue… Hubieron varias veces que mi papá nos fue a dejar al cine, fue por nosotras y luego me acompañaba a dejar a mi novia. Se convirtió en el mejor cómplice. En alguna otra ocasión le presenté a una posible candidata, alguna vez me dijo… como que está medio Federica, pero son tus gustos.

Pasó el tiempo, y nuevamente estábamos en su auto, me llevaba a terapia… el semáforo estaba en rojo, nos detuvimos, me miró y me dijo: El peor de los casos es que le tiraras a ambos lados, le sonreí. Enmudeció un momento y después dijo: bueno, lo importante es que estés bien. Reímos.

Es así como mi papá me ayudó a salir del closet en el que no sabía que vivía.

love.jpg

El amor es amor, y como alguna vez escribí en twitter:

“El único amor que debería ser ilegal es el de dos personas que no se amen”.

 

 

Anuncios