Hablaba con Rodrigo acerca de los mejores amigos, y las distancias que podrían haber entre ellos, y me di cuenta que no frecuento a mis mejores amigos, Rebe vive en Guadalajara, es mi mejor amiga, en algunas temporadas hablamos prácticamente diario, y en otras hemos dejado de hablar semanas. Y aunque Guadalajara no está tan lejos, nos es difícil coincidir. Pero creo que lo importante en nuestra relación es que siempre nos deseamos lo bonito, nuestras pláticas son siempre de cosas positivas, podemos ser nosotras mismas sin máscaras, y seguimos queriéndonos y apoyándonos. ¿Saben cuanto tiempo la conocí para volvernos mejores amigas? Un par de meses. ¡Taraaaaaán! Son cosas que suceden, y no sabemos por qué. Pero hubo algo que nos mantuvo unidas, aún cuando yo me mudé de Guadalajara.

El otro mejor amigo, que casi dejó de ser mejor amigo, es Jesús. Apenas nos vimos el fin de semana, y me di cuenta que puedo hablar con él sin palabras, que sonreímos y nos entendemos. Que no está padre la distancia que tenemos, (esta no tiene que ver con kilómetros) pero que las cosas son como tienen que ser. Se me ocurrió subir un video a Instagram, nos extrañé.

Y tengo uno que me ve prácticamente diario, que todo el tiempo estamos hablando, trabajamos juntos, y justo hoy, salimos tarde, y antes de llegar a casa le marqué para platicarle algo que se me había ocurrido, colgamos… Y luego apliqué el FaceTime, para que viera a la intensa de mi gatita. Despierto y lo primero que hago es mandarle memes, o compartirle recetas de cocina, no sé. ¡Estamos! Hemos pasado semanas enteras juntos, y lo más increíble es que a pesar de todo, SEGUIMOS Fer.

La distancia me hace valorar todo. Me hace sentirme agradecida por las personas que siguen en mi vida, acompañándome y permitiéndome acompañarlas. Sé que tengo muchos amigos, que no veo. No soy de frecuentar tanto, me parece que me dedico a mi vida y no busco coincidir, dejo que las cosas sean, y cuando se dan… las disfruto.

No es complicado, sólo es. Seamos pandas felices.

IMG_6366.jpg

Anuncios