Buscar

Soy Diseñorita

También aquí.

mes

octubre 2017

Y si…

Estos días he compartido el tiempo con varias personas, y lo curioso de esto es que ninguna de ellas miraba el celular.

Noté que por desgracia estoy tan familiarizada a que todos tengan a la mano el móvil. El decir: “permíteme, deja respondo un mensaje”, es normal. Cuando lo normal debería ser estar presente… y no tener distracciones. ¿No?

Una vez mi mamá me dijo, el internet te acerca de las personas que están lejos, pero te aleja de las que están cerca, y ya lo creo así.

¿Y si hacemos a un lado el celular? ¿Y si estamos más cerca con las personas que están cerca?

¿Y si estamos?

relations.jpg

Anuncios

¿Regresar con un ex?

Me suena, estos días he criticado mucho eso. Soy de las que piensan que las cosas duran lo que tienen que durar, no hay segundas partes buenas o mejores que la primera.

Pienso que si no funcionó, es por algo. La gente no cambia, al final tenemos la misma esencia siempre, y lo que no nos parecía, seguirá no pareciéndonos; podremos hacernos más tolerantes, pero al final ahí está la molestia.

Regresar con un ex es lo mismo que volver a usar esos zapatos que te encantaban, que dejaste de usar, y olvidaste por qué.

Al usarlos de nuevo, podrás recibir algunos halagos porque te quedan bien y sentirte “cómoda”, pero conforme pasa el tiempo, descubres cuál fue el motivo por el cual dejaste de usarlos, no son cómodos, te lastiman y complican caminar con naturalidad, dejándote marcada para los próximos, igual; no podrás usar nuevamente otros zapatos hasta que no sanen las ámpulas que ya dejaron los anteriores (ex).

Prefiero estrenar zapatos, que no me dejen marcas, que mis pies se adapten a ellos y ellos a mi. Que sean cómodos y bonitos, que disfrute caminar con ellos, que podamos caminar juntos. Indudablemente se me saldrán, o me los quitaré para poder caminar descalza, o tendré que ponerme curitas.

No tengo ningún lazo con algún ex, los zapatos que me lastiman los regalo, muy probablemente a alguien le queden bien.

A esto, le llamo “soltar”.

Me siento libre.

¿Malinalco?

He notado que siempre que me siento mal tiendo a escribir, y logro hacerme sentir mejor. Pero desgraciadamente cuando me siento feliz no lo escribo, me enfoco en la emoción, y ya; pero ¿qué pasa si mejor lo comparto?

Tuve un fin de semana algo extraño, decidimos huir de la ciudad… Sin tener reservación en algún hotel, o el plan super bien aterrizado. Pasamos a llenar el tanque de mi auto, y nos fuimos. Maneje con poca luz, lluvia, y mucho granizo, la carretera era blanca, sentí libertad, me sentí acompañada. Fue la primera vez que viajamos juntos, después de tanto querer y no poderlo hacer, fluímos, y el resultado fue increíble, caminamos mucho, comimos igual, y dormimos más. Nos despertamos a las 4am, para poder apreciar la lluvia de estrellas, y lo logramos; estuvimos 1 hr bajo el cielo viendo estrellas fugaces pasar.

Me desconecté de todo, me reconecté, nos conectamos.

stones.jpg

Blog de WordPress.com.

Subir ↑