He notado que siempre que me siento mal tiendo a escribir, y logro hacerme sentir mejor. Pero desgraciadamente cuando me siento feliz no lo escribo, me enfoco en la emoción, y ya; pero ¿qué pasa si mejor lo comparto?

Tuve un fin de semana algo extraño, decidimos huir de la ciudad… Sin tener reservación en algún hotel, o el plan super bien aterrizado. Pasamos a llenar el tanque de mi auto, y nos fuimos. Maneje con poca luz, lluvia, y mucho granizo, la carretera era blanca, sentí libertad, me sentí acompañada. Fue la primera vez que viajamos juntos, después de tanto querer y no poderlo hacer, fluímos, y el resultado fue increíble, caminamos mucho, comimos igual, y dormimos más. Nos despertamos a las 4am, para poder apreciar la lluvia de estrellas, y lo logramos; estuvimos 1 hr bajo el cielo viendo estrellas fugaces pasar.

Me desconecté de todo, me reconecté, nos conectamos.

stones.jpg

Anuncios